Utopía de Eduardo Galeano

Eduardo Galeano (1940-2015)

Uno de los más fervientes pensadores y soñadores latinoamericanos fue sin duda Eduardo Galeano. La utopía de Eduardo Galeano la dejó plasmada en su poesía y en su extensa narrativa. Era muy bien recibido en los foros internacionales en los que participaba, y donde hacía siempre alarde de su sueño utópico.

Galeano, que tenía un espíritu muy crítico, y defendía una utopía no mitificada, es decir, una reinvención del pensamiento utópico, frente a quienes la han dado por muerta. Por lo tanto, Galeano luchó toda su vida por la “rehabilitación crítica de la utopía”, que muchas veces fue desprestigiada.

 Utopía crítica y poética de Eduardo Galeano

“…la inmensa mayoría de la humanidad no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. ¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho a soñar? ¿Qué tal si deliramos por un ratito? Vamos a clavar los ojos más allá de la infamia, para adivinar otro mundo posible”

Este es un fragmento del poema La Utopía de Galeano. Otra frase emblemática de Galeano fue “Si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir”, que es un complemento perfecto a lo expresado en el párrafo anterior, que expresan claramente el pensamiento utópico de Eduardo Galeano.

Es que en estas palabras se resume la utopía crítica de Galeano, y esta concepción de Utopía posee las características habituales y generales que tienen las diferentes definiciones de este término: Imaginar o soñar con un mundo mejor. 

Es que toda utopía nace de una insatisfacción personal y colectiva ante la realidad que se está viviendo, al análisis crítico de la función y utilidad de la sociedad actual. Toda utopía que pretenda hacerse realidad produce una rebelión contra el orden social existente, ya que se considera injusto y contrario a la aspiración colectiva.

“Ella está en el horizonte.

Yo me acerco dos pasos y ella se aleja dos pasos.

Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá.

Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.

¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve, para caminar.”

Según Eduardo, Galeano, y muchas personas concuerdan con su pensamiento, la utopía sirve para avanzar, aunque nunca lleguemos a ese lugar soñado. Es que si dejamos de soñar, de creer que otro mundo es posible, estamos dejando de lado nuestra propia humanidad. Ante este panorama, ¿cómo va a estar muerta la utopía?

Muchas personas lo consideraban un poco pedante, al considerar que el modo y la manera que tenía Eduardo Galeano cuando escribía o cuando hablaba era demasiado intelectual, muy alejado del lenguaje y pensamiento. 

Pero lo cierto es que cada vez que se presentaba en público desataba pasiones, al hablar de los valores utópicos por lo que todos tenemos que luchar, y por los que vale la pena luchar. Como contrapartida, en su discurso también había elementos contrautópicos o distópicos, para contrastar hacia donde nos estamos dirigiendo.

Para Galeano, el capitalismo extremo nos estaba llevando a una contrautopía, y para acabar con esta contrautopía hacia la que nos lleva la globalización capitalista hay que dar la vuelta al mundo, hay que poner el mundo con las patas hacia arriba, ya que el mundo tal como está hoy, está al revés.

El creía firmemente que cambiar al mundo era totalmente necesaria la unión y  solidaridad para perder el miedo. Comentaba que la historia estaba llena de indeseables que gozan con el miedo y sufrimiento que provocaban en los otros, que viven el miedo individualmente.

El miedo hace que incluso se odien entre ellos, y este mismo miedo les hace creer que su único destino es la resignación y la soledad. Sin embargo Galeano decía que seremos una fuerza peligrosa para quienes nos agravian cuando hagamos caso al sentido común que nos dice que nos tenemos que unir y agruparnos.

Y  Galeano estaba tan convencido de esto, porque pensaba que si la injusticia está presente en nuestro mundo, es porque hay seres humanos que la causan deliberadamente, y que si los buenos se unen contra los causantes de tales injusticias, entonces es posible crear un mundo más justo. 

Hay que cambiar el mundo, sí, pero ¿ese cambio cómo se puede concretar? ¿Cómo es posible lograrlo? Allí radica la verdadera utopía

Finalizamos este artículo, esperando que en este corto espacio se haya podido explicar la utopía crítica de Eduardo Galeano, y haciéndoles la misma invitación que alguna vez nos hizo: ¿Qué tal si deliramos por un ratito?